Al Mallorca Palma Futsal le va la marcha y firma una remontada de ensueño (5-4)

Partidazo en Son Moix con 4.000 aficionados en la grada que disfrutaron de un espectáculo extraordinario. Los mallorquines perdían 0-2 al descanso y 0-3 en la segunda mitad y remontaron con cinco goles en los últimos catorce minutos. El portero-jugador dio las soluciones que no encontró el equipo en la primera parte pese a ser superior a su rival. Barrón se lesionó y debutó Jaume Bauçà. 

 

El fútbol sala es maravilloso. Hay partidos que tienen giros de guion, emoción, tensión y escenas brillantes e inesperadas que firmaría cualquier director de cine de clase mundial. Cualquiera de ellos podría sacar del partidazo entre el Mallorca Palma Futsal y Barcelona una película de Óscar siempre y cuando sean capaces de explicar el relato de forma coherente y lógica, algo de lo que no entiende el deporte. El Mallorca Palma Futsal firmó una victoria de muchos quilates (5-4) con una remontada extraordinaria contra el campeón de la Liga y con un pabellón entregado con 4.000 espectadores que no dejaron de creer pese a ver como el Barça se marchaba al descanso 0-2, marcaba el tercero primero en la segunda mitad y cuando Tayebi abría la puerta de la esperanza anotaba el cuarto de inmediato. Y del 1-4 se pasó al 5-4 en una exhibición de poderío ofensivo, en una clase magistral de jugar con portero-jugador y en un ejercicio de fe casi místico para mantenerse como líder de la liga y seguir con pleno de victorias. 

No iba a ser un partido nada sencillo por mucho que el Palau Municipal d’Esports Son Moix presentara su primer lleno de la temporada con 4.000 espectadores en la grada. El equipo local salió a la pista con la idea clara de ser protagonista y exigir el máximo al Barça y lo consiguió durante muchos momentos con ocasiones, juego y una alta presión que hizo que el Barça tuviera problemas para sacar el balón y se limitó a esperar a los contragolpes ante las dificultades que le planteó el equipo de Antonio Vadillo hasta que quedó limitado por las faltas. Los palmesanos imprimieron ritmo e intensidad desde el inicio y tuvieron varias ocasiones claras para marcar pero se toparon con Dídac, el mejor de su equipo en la primera parte. Marcelo tuvo un mano a mano que salvó el meta, igual que Rivillos, Vilian o Bruno Gomes no encontraron la forma de superar al portero del Barça en un carrusel de ocasiones de los locales que merecían un premio que no llegaba con el paso de los minutos. Y por si fuera poco, el Barcelona las dos veces que consiguió respirar y salir a la contra explotó al máximo su capacidad anotadora. Adolfo primero y luego una jugada trenzada que desvió Fabinho en propia puerta asestaron dos golpes tan injustos como difíciles de encajar y que marcaron el primer tiempo. Los locales se cargaron de faltas y no pudieron mantener el riesgo para tratar de reducir la distancia antes del descanso. 

La segunda mitad fue brutal, increíble, de puro espectáculo para los aficionados, que nunca dejaron de creer y apoyaron a su equipo. Incluso, cuando Catela marcó el tercero que dejaba el partido en una situación crítica para los mallorquines justo después de ver como el palo escupía un lanzamiento de Bruno Gomes. Por si fuera poco, Carlos Barrón se había lesionado y tuvo que jugar Jaume Bauçà, que debutó con el primer equipo jugando a un gran nivel y sin miedo escénico. Antonio Vadillo apostó por jugar con Gordillo de portero-jugador y el partido cambió de forma radical. Tayebi marcó el primero tras una asistencia de Gordillo aprovechando la superioridad en el área rival. Chute de ánimo para buscar una remontada que parecía imposible y que Pito se encargó de dificultar al marcar el cuarto un minuto después. Pero si algo tiene el Mallorca Palma Futsal de este año es una capacidad de creer y una fe fuera de lo común. Gordillo marcó el segundo para iniciar una remontada camino de la victoria y con la camiseta de portero. Tres minutos después, Cleber levantó al público de la grada y disparó los decibélios de Son Moix al marcar el tercero en un disparo que superó a Dídac.

En plena ofensiva y con el viento de cara, el Mallorca Palma Futsal fue un valiente descarado que fue a matar sin pensar en el riesgo que corría y la jugada le salió perfecta. Salar marcó el cuarto a seis minutos del final con otro disparo que sorprendió al meta rival. Vadillo mantuvo al equipo en fase ofensiva pese al empate y mostró que en la vida para ganar hay que arriesgar aunque alguna vez te salga mal. Y esta vez la moneda cayó de cara. Fabinho marcó el quinto en otra acción ofensiva del equipo desatando la locura en la grada y en la pista. El equipo se limitó a defender el gol de ventaja en los tres minutos finales y apoyado en una grada que fue un aliado perfecto para una noche mágica. 

FICHA TÉCNICA 

5 – Mallorca Palma Futsal: C. Barrón, Marcelo, Cleber, Rivillos y B. Gomes. También jugaron Chaguinha, Vilian, Tayebi, Rómulo, Moslem, Gordillo, Salar , Fabinho y Jaume. 

4 – Barça: Dídac, Coelho, Dyego, Erick y Adolfo. También jugaron Matteus, Álex Yepes, Sergio Gonzáles, Antonio, Leandro, Pito y Catela. 

– Goles: 0-1 Adolfo (min. 12); 0-2 Fabinho p.p. (min. 14); 0-3 Catela (min. 26); 1-3 Tayebi (min. 27); 1-4 Pito (min.28); 2-4 Gordillo (min.28); 3-4 Cleber (min.31); 4-4 Salar (min. 34); 5-4 Fabinho (min. 37). 

– Árbitros: Delgado Sastre y Martínez Flores. Mostraron tarjeta amarilla a los locales Fabinho, Barrón y Jaume y al visitante Pito. 

– Pabellón: Palau Municipal d´Esports Son Moix, 4.000 espectadores. Partido adelantado de la octava jornada de la Primera División de fútbol sala. 

Calendario de Noticias
febrero 2024
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829